contacto


En el porteño y patrimonial centro financiero y comercial de Valparaíso, a pasos de la Bolsa de Valores, empresas navieras, agencias de aduana y el puerto mismo, funciona hace más de cien años el Bar Inglés, un restaurant con historia propia que ha resistido al tiempo y a los cambios de ritmo de la vida citadina, manteniendo su calidad y ambiente que lo hacen acreedor al título de ser el mejor bar-restaurant entre los más tradicionales de Valparaíso.


El Bar Inglés funciona sólo de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 11 de la noche, pues su movimiento está directamente vinculado al ritmo del quehacer financiero-comercial del puerto de Valparaíso, el cual está ganando nueva fuerza.

Por ese motivo, el de no abrir los fines de semana, el Bar Inglés no es tan conocido quizás como nuevos restaurantes que se han abierto en el Cerro Concepción o Cerro Alegre, los cuales son mayormente frecuentados por visitantes de final de semana.

Pero bien vale la pena hacerse el tiempo y visitar el Bar Inglés para almorzar o cenar. Pero hay que hacerse el tiempo, literalmente, pues el ritmo en el Bar Inglés es de largo aliento, para almuerzos o cenas demoradas, disfrutadas, con varias etapas, degustando desde canapés junto a un aperitivo, pasando por alguna entrada y después un gran plato de fondo y postre, para terminar con un café y bajativo de la casa.

Todo esto en un lugar donde abunda la madera, como la barra de roble americano de 14 metros de largo y muchas décadas de historia, bajo la iluminación de lámparas holandesas de larga data, paredes forradas hasta la mitad en madera al estilo británico de otrora, y con la atención de históricas meseras de gran profesionalismo y comprensión, a la moda de antaño.

Bajo fotografías antiguas del puerto, un mural de madera que informa sobre el movimiento de los barcos en los sitios del puerto, y menaje de cien años, junto a un buen pescado o filete, lógicamente que es un gran placer beber un buen vino chileno, lo cual es practicado por gran mayoría de sus clientes.

El Bar Inglés y casi todos sus muebles y accesorios han resistido al tiempo, a varios dueños e incluso a varios remates judiciales, en lo cuales, afortunadamente, no se ha liquidado por piezas todo el menaje del restaurant, y esto por iniciativa de clientes históricos del local que han participado de los remates adquiriendo todo para dejarlo en su mismo lugar.

Se puede comer muy bien en el Bar Inglés. De partida, uno es recibido con un aperitivo y canapés, para recién empezar a ver la carta y decidir sobre los platos que va a pedir.

La carta es variada, pero no muy numerosa, concentrándose en entradas a base de camarones en diversas formas, ensaladas, calamares, carpaccio, jamón serrano. Los platos de fondo son pescados con diversas salsas, al igual que las carnes, con elección entre filete y lomo o algún corte especial o plato en particular, como el oso buco.

La carta de vinos es algo restringida, aunque mantiene calidad en lo que ofrece, pero debería haber más variedad, con una mayor opción de diferentes viñas. Como sucede en muchos locales tradicionales y buenos, parece que no llegan los distribuidores de viñas más pequeñas, prevaleciendo los vinos de las viñas más grandes y tradicionales.

Pero entre lo que se ofrece se puede elegir un buen vino, como Gran Reserva de Tarapacá, Montes Alpha o Tamaya, además de los varios cepajes de Casillero del Diablo.

Beber un buen vino tinto junto a un suculento y tradicional Filete Inglés o Filete James Wells; o un buen Sauvignon Blanc para acompañar unos camarones y una albacora a la londinense, es una muy grata experiencia enograstronómica en un ambiente donde se respira historia, pero también presente, pues el Bar Inglés sigue siendo un testigo de la historia cotidiana del centro financiero y comercial de Valparaíso.

-Bar Inglés: Cochrane 851 - Valparaiso - tel: (32) 22214625